(Pupæ. Del gr. plural: Crisálidas)

 

 

 

“Me entrego a las fuerzas de la Naturaleza.

 Que disuelvan el hielo que alberga mi ser, y  fluya mi esencia incondicional hacia la creación”. 

Pablo Pro, 2015

 

Introducción

Pupæ es el nombre de un proyecto audiovisual dirigido por Pablo Pro, Director de Fotografía/Fotografo (Madrid, 1968).

 

Viene a completar el proceso tríptico en el que Pro muestra las formas de los reinos que ha atravesado en su viaje hacia el sí mismo. Tras la travesía de Desiertos dentro de desiertosy la inmersión en los orígenes de Oxygeme, Pupaeviene a mostrar otro aspecto del camino; el descanso en el regazo amable de lo femenino.

 

La feminidad es el sujeto de este trabajo. Nos adentramos en la naturaleza para dar cuenta de su inmensa generosidad creativa, queremos retratar la belleza y sabiduría que expresa en sus formas. Damos reconocimiento al principio femenino de la creación y desde ése lugar nos adentramos en comunidades que guardan consciencia de Ella, en las que abordaremos la relación que estos pueblos establecen con el mundo vegetal, su sabiduría ancestral, el conocimiento de las plantas medicinales y el chamanismo.

 

El agua nos sirve como metáfora de un proceso interno. En su recorrido de las montañas al mar posibilita que la vida emerja, es elemento nutriente. El hielo de las Cumbres Andinas es nuestro lugar de partida, al que regresaremos después de entrar en la profunda vegetación que habita en sus faldas.

 

Pupæ es el relato de un viaje.

 

El contexto

Los estudios de arqueología y antropología que han prestado atención a culturas ginocéntricas -organizadas en torno al principio materno-, dan muestra de sociedades que viven durante largos periodos en ausencia de guerra, donde las vidas de las personas están orientadas a la creación -no a la supervivencia. En períodos de paz emergecon naturalidadun poder femenino que no implica jerarquía y cuya presencia se confunde con el fluir de la misma vida cotidiana; es el entramado que vincula a las personas en un orden social horizontal, dando reconocimiento a la singularidad y a la aportación única de cada individuo.

 

El principio femenino nos muestra la vida como algo unificado y continuo. Acepta que lo que existe lo hace más allá de la capacidad de nuestros sentidos y que hay una vía de acceso al conocimiento que no implica a la razón. En la Naturaleza está la posibilidad de entender que la armonía que entraña la creación sucede cuando cada uno cumple con el propósito de su existencia.

 

La estética de Pupæ se orienta a visibilizar la feminidaden el aspecto amable y generoso de la creación, que llama a despertar los sentidos a la belleza y a la abundancia. A captar la esencia de lo que somos representado en el mundo vegetal, encontrando las formas originales de la vida en su expresión de lo femenino. A mostrar el reflejo de la relaciónque establecen con Ella quienes la habitan.

 

Tenemos la intención de adentrarnos en esos bosques, selvas y pueblos que viven inmersos en la naturaleza, para buscar en su enseñanza códigos evocativos que nos devuelvan al contacto con nuestra esencia, que nos den la oportunidad de sentirnos como intuitivamente imaginamos que es la vida.

 

El viaje

Escuchamos las voces del hielo que habita las cumbres de la Cordillera Andina; vislumbrando su silueta percibimos que allí el agua se encuentra estática y que al fundirse amamanta a su paso a todos los que absorben su existencia: la vida despierta. Cambiando sus formas, su velocidad, su tempo, ella es la fuente de la vida, la musa del planeta Tierra que nutre a todo ser vivo con ternura y medida. Bailando una danza donde nunca es igual pero siempre es la misma.

 

Pupæ sigue los cursos de agua de comunidades y geografías que están en las faldas de los Andes, en la búsqueda de una eneñanza que nos permita recuperar el curso de nosotros mismos.

 

Nuestro viaje está apoyado en cuatro puntos de referencia, lugares que conocemos, en los que hemos convivido y de los que mana un material precioso para nuestra búsqueda. Viajamos con un itinerario abierto, sabiendo que los destinos nos serán mostrados a lo largo del camino por quienes saben ver.

 

Se desarrolla desde El Chocó, donde nos prepararemos para abordar el recorrido hacia las comunidades Kogi, Shipibo y Mapuche; elegidas cada una de ellas por su particular concepción y expresión de lo femenino.

 

 

 

El Chocó. Colombia. Entrada en la naturaleza.

ElChocó, región ubicada en la costa colombiana donde confluyen el Oceáno Pacífico y la Selva. Es uno de los lugares del planeta que contiene mayor biodiversidad. Es también uno de los lugares donde más llueve, la abundancia serpentea en cursos de agua, cascadas y remansos.

Es una selva en la que nos sentimos acogidos y arropados por su vegetación, donde podemos percibir y hacernos parte de la perfecta armonía en la que interactúan los elementos naturales. La selva, conocedora de su belleza, se exhibe hermosa y sublime. El agua que recibe la nutre y dota de vida.

Una expresión de la sabiduría de este Edén es el Choibá, un árbol centenario e inmenso que se hiergue solemne hacia el cielo. Permanece silencioso dando soporte a las vidas que lo habitan. Abrazados al gran maestro tratamos de comprender la quietud, nos nutrimos del fluir silencioso de su savia que nos sana y nos protege.

Otra muestra de la inmensidad de la naturaleza es la ballena Yuriba, que alcanza esta costa buscando aguas cálidas en las que entregarse, a través de un acto de amor, al proceso natural de la creación, apareándose y dando a luz. Acudimos a esta llamada de vida.

 

En este lugar buscamos restablecer nuestra conexión con el mundo vegetal y habituarnos a los ritmos y lenguajes de la selva para logar un diálogo coherente con las personas de las comunidades a las que visitaremos, hacer abierta nuestra mirada para lograr percibir lo que nos sea mostrado.

 

 

“Es una selva que me arropó y me recibió. Un lugar nada hostil que me enseñó que si uno se rinde y se entrega a ella, tiene la capacidad de sanar. Entendí que uno enferma cuando sale de su propio ritmo natural”.

 

Sierra Nevada de Santa Marta. Colombia.

 

Los Kogis, la Gran Madre, la Sabiduría.

En la vertiente norte y sur de la intrincada y abrupta Sierra Nevada de Santa Marta, la cultura milenaria ancestral de los Kogis mantiene vivas sus costumbres y tradiciones, heredadas de generación en generación a través del transcurrir de los tiempos.

 

Para los Kogis la relación con estas cumbres es muy estrecha, el pueblo Kogi considera que estos picos son el corazón del mundo. La Tierra es considerada un cuerpo vivo, un espacio sagrado.

 

El Mamo es la máxima autoridad en la jerarquía social. Su formación comienza cuando es elegido por otro Mamo que vislumbra ese carácter especial. Desde ese momento es conducido a una cueva en el cerro sagrado, la Kankurua, donde permanecerá durante los primeros años de su vida pudiendo salir solo cuando la luz del sol se haya desvanecido. Habitando en el mundo de las sombras y la oscuridad desarrollará una sensibilidad que le permitirá estar en contacto con Aluna, el reino de los espíritus, donde se armonizan las fuerzas del universo.

 

El estilo de vida de los Kogis está basado en la fuerza que les otorga Haba, la Gran Madre, laCreadora, su mitología narra que son los ‘Hermanos Mayores’ de la humanidad, dedican sus labores y ofrendas para compensar el daño que le hacemos los ‘hermanos menores’ a la Tierra.

 

A la mujer y al hombre, siempre vestidos de blanco, todo lo que les rodea es un jardín de extraordinaria belleza; praderas de flores, vuelos de libélulas y mariposas, pequeños lagos con peces de colores, tronos de piedra tallada que invitan a la meditación… Los niños tienen la función de cuidar de estas maravillas.

Su cultura está basada en la austeridad, la contemplación y el estudio. Ven lo invisible y comprenden lo inefable; saben de una manera que nosotros, los menores, no comprendemos.  Conocen el orden de la vida, están unificados en Ella: lo que es dentro, también es fuera.

 

 

 

 

“Me acerco a ellos porque me llama la atención la relación que este pueblo establece con el mundo vegetal, el Edén en el que habitan me parece mágico. Su concepción de la Gran Madre, su relación con Ella y su simbología”.

 

 

 

Amazonía Central. Perú.

Shipibos, Guardianes del Conocimiento de las Plantas medicinales.

 

En el nacimiento del río Ucayali, afluente del Amazonas, en la selva central peruana, los Shipibos se establecen en comunidades a lo largo de su ribera. Este pueblo mantiene una relación espiritual, física y cultural con la selva que habita. Las mujeres, conductoras de ceremonias, expresan y transmiten a través de los Ícarosmantras o cantos sagrados- lo que la naturaleza les ofrece. Lo que estas mujeres visualizan en las ceremonias es la fuente de inspiración del arte que desarrollan desde hace siglos. Arte que se expresa a través de geometrías imposibles.

 

En la selva amazónica, donde se encuentra el mayor número de plantas medicinales, los Shipibos se proclaman como sus grandes conocedores. Chamanes, portadores del conocimiento de las plantas, practican la sanación y representan la sabiduría del mundo espiritual.

 

La fertilidad de la selva amazónica, es un canto a la vida, un despertar a los sentidos, un acercamiento al acto de la creación. La flexibilidad de cada planta, adaptada a todos los elementos, con firmeza, bella bajo cualquier luz, ofrece un lenguaje que nos proponemos sentir y escuchar.

 

 

“Me siento atraídopor la belleza de este entorno y el conocimiento que tienen los Shipibos de las plantas medicinales. Me produce intriga cómo los Ícaros, en el canto de las mujeres, resonaban internamente. Sus diseños geométricos son el pentagrama de sus cantos sanadores, formas que nunca me hubiese imaginado”.

 

Araucanía. Chile.

Mapuches y la Mujer de Poder.

En la Araucanía nos encontramos con losMapuches, gentes de la Tierra. Representan un puente entre la cultura occidentalizada y la indígena. Pueblo que guarda la cosmovisión integradora del ser humano y la naturaleza, habla del equilibrio y complementariedad de los pares, en todos los elementos de la existencia. Hombre y Mujer siempre han caminado juntos.

 

La Machi, mujer de poder, sostiene y golpea el kultrún, su tambor sagrado, y entona cantos y lamentos para poner en orden la energía del Bien y del Mal, mediando así entre la tierra, el ‘Mundo que Andamos’ y la realidad transcente, el ‘Mundo de Arriba’.

 

Wallmapu es la tierra circundante, la tierra a la que pertenecen, el vientre de la madre que les da vida.

Los Mapuches tratan de recuperar sus territorios sagrados. Perduran en la matria, el entramado invisible que las mujeres han tejido en el tiempo, su cultura, éso que los mantiene unidos en una manera de entender la realidad que garantiza la vida, la identidad y la transcendencia.La naturaleza es su templo.

 

Desandamos el camino del agua, nos acercamos de nuevo al hielo, el lugar del que partimos para completar el ciclo de la enseñanza. Volvemos a encontrarnos en la cumbre nevada, el riachuelo, el rocío, el musgo. El agua es el elemento por el que la vida nos es transmitida.

 

“Me acerco a los mapuches llamado por su compromiso con la Tierra. A sus cerros y bosques de robles centenarios, guardianes del lugar sagrado. A la fuerza de los cinco volcanes nevados, a los que a veces la niebla hace invisibles”.

 

 

Homenaje a José Celestino Mutis

El interés por el mundo vegetal se materializó magníficamente de la mano de José Celestino Mutis en la Real Expedición Del Nuevo Reino de Granada. Durante 30 años recolectó información de más de veinte mil especies vegetales, sus dibujos ilustran la anatomía de este mundo tan rico y extenso.

 

Pablo Pro fascinado por este trabajo quiere brindar un homenaje a Mutis a través de un compendio de imágenes que inmortalizarán este mundo vegetal. De la mano de los curanderos, nos adentraremos en la esencia de las plantas. Desde la humildad del que no pretende abarcar todo y desde el respeto absoluto del que aplaude una obra mostrándola.

 

 

 

 

 

Temporalidad y estructura

 

 

 

La intención que tenemos es introducirnos de una manera plena en los lugares que visitamos, siguiendo el curso de la enseñanza acerca de la concepción de la feminidad y procurando una inmersión profunda en el mundo vegetal. Viajaremos con un itinerario abierto, dejándonos guiar por los nexos que encontremos desde nuestros lugares de referencia.

El tiempo transcurrirá sin prisa, el ritmo de nuestro movimiento nos lo mostrará la propia enseñanza.

 

Contamos con la estructura del propio viaje, definida por lo que sucede y adónde nos lleva.

 

El hilo conductor del recorrido es la concepción y expresión de lo femenino en sus diferentes manifestaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“La  metáfora del Proyecto Pupae es que se haga en nosotros lo que hace la naturaleza: disolver nuestros hielos, pasar del estado sólido al líquido, y fluir como el agua, que nutre las raíces que se encuentran en la tierra fértil de nuestro origen”

 Desarrollo y formato

 

 

Habrá dos lineas de trabajo en este recorrido. Una parte del proyecto consiste en documentar el viaje en un seguimiento cotidiano. La otra parte del proyecto es la elaboración del material que servirá a la conclusión final de toda esta experiencia.

 

Así daremos registro dela vida cotidiana de estos pueblos de forma documental y artística a través de fotografía digital y analógica (que revelaremos in situ con procesos no contaminantes, una técnica de revelado alternativa, Caffenol, cuyo principal elemento es el café.), acompañadas de vídeo, texto y sonido. Retrataremos la esencia de la feminidad a través del mundo vegetal y mostraremos a los hombres y mujeres de poder que transmitirán su mensaje al mundo.

 

Contaremos con la colaboración de expertos en las materias que confluyen en los lugares y temáticas principales de esta investigación; chamanes, psicólogos, antropólogos, biólogos, artistas, etc. que aportarán contenido especializado al proyecto.

 

 

Seguimiento

 

Proyecto Pupae se apoya en el soporte de un blog (www.pupaeproject.com)  que hará de cuaderno de viaje, un mapa interactivo en el que se podrá dar seguimiento a tiempo real del recorrido. Servirá también de plataforma para el apoyo del proyecto. Pretende establecer un puente de comunicación y colaboración entre las personas implicadas.

A través de imagen, palabra y sonido iremos compartiendo las riquezas cotidianas de las que seremos testigos.

 

Difusión y exposiciones

 

 

 

 

La conclusión de este proyecto será expuesto en una colección de fotografías en diferentes formatos y soportes.

 

A partir de una selección final organizaremos un montaje audiovisual -foto, vídeo y audio- a modo de instalación de carácter itinerante, que invite al público a contemplar la muestra. Este espacio pretende ser también un punto de encuentro y reflexión sobre las temáticas que implica, a través de la participación de profesionales y personas involucradas en el sujeto.

 

Desarrollaremos una pieza de vídeo artística de duración corta narrando el viaje. El material fotográfico y los textos podrán ir presentados en un libro acompañados de un DVD con la pieza audiovisual.

 

 

 

 

Además

 

 

Nos parece importante anotar que nuestro objetivo es mostrar de una forma onírica y poética la experiencia de unos neófitos que se introducen en esta enseñanza y trasmitir nuestra impresión a un entorno que la busca y simpatiza con ella. Este proyecto es un lugar de confluencia en nuestro desarrollo personal y profesional.

 

Las fotos y el material videográfico serán llevados a cabo por Pablo Pro; Madrid, 1968. Formado en EE.UU. Director de fotografía y Fotógrafo. Destacan sus proyectos desarrollados de Fotografía artística y su recorrido en el mundo documental social, cinematográfico y comercial, de ámbito internacional.

El texto y la comunicación la llevará Alicia Domínguez; Las Palmas, 1982. Licenciada en Psicología por la UCM, especializada en psicología transpersonal, transcultural y perinatal. Desarrolla su trabajo en el ámbito de la salud materna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gracias.

 

 

 

 

 

 

Somos llamados al encuentro con lo abundante.

Como nacido de un sueño, vivimos un vuelo en el que Ella nos hace partícipes de todas las bellezas creadas; la Naturaleza en su expresión más pura. Un vuelo iniciático por los confines del amor incondicional de la Madre Tierra que nos pide,  a cambio de compartir con nosotros sus enseñanzas, que nos dejemos arropar, como si este proyecto fuera una seda translúcida sobre nosotros.

 

Nos preguntamos lo que significa vivir en Ella, de qué manera se manifiesta en la vida, qué aspecto de nosotros hemos de atender para percibirla, para integrarnos hasta llegar a ser su misma esencia.

 

Iremos a buscar sus signos guiados por la mirada de quienes la conocen, de quienes la practican, la viven y respetan.

 

Pretendemos entregarnos a las fuerzas naturales para que Ella pueda penetrar en nuestra consciencia, en nuestra mirada.

Nos entregamos: el estado de latencia de la crisálida permite que las fuerzas vitales ejerzan su forma original.

 

Pupaees nuestra palabra maestra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pupae Projetc   Pablo Pro

 

n 0000

 

Este trabajo se ha hecho posible gracias a:

 

 

Dirección Pablo Pro

Diseño gráfico Antonio Munoz Yuste

Textos Esther Sesma y Alicia Domínguez

Corrección de textos Lydia Iovane

Reservados todos los derechos. Ninguna parte del contenido de este libro puede ser reproducida en cualquier forma o por cualquier medio sin el permiso por escrito de sus autores.
La fotografía ha sido facilitada por el propietario de la obra de arte, que posee los derechos de autor de la misma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Somos llamados al encuentro con lo abundante: la Naturaleza nos hace partícipes de todas las bellezas creadas; en su expresión más pura nos arropa con su enseñanza translúcida.

 

Nos preguntamos lo que significa vivir en Ella hasta llegar a ser su misma esencia.

 

Iremos a buscar sus signos guiados por quienes la conocen, quienes la practican, la viven y respetan.

 

Pupae es nuestra palabra maestra.

No Comments

Post A Comment